Se encuentra usted aquí

Inicio » ¿Cuándo estamos olvidando demasiado?

¿Cuándo estamos olvidando demasiado?

¿Cuándo estamos olvidando demasiado?

Las quejas subjetivas de memoria
Viernes, 12 Agosto 2016

Un alto porcentaje de la población española a partir de los 50 años experimenta pérdidas de memoria. Estas pérdidas incluyen el olvidar el nombre de una persona que se acaba de conocer, productos de la lista de la compra, la dificultad para encontrar las llaves o algo que íbamos a hacer en ese momento… Estos cambios cognitivos asociados a la edad pueden reflejar un envejecimiento normal (benigno) o un envejecimiento anormal (demencia).

La frontera entre el envejecimiento normal y el deterioro cognitivo que puede asociarse a la edad está marcada por una entidad nosológica que intenta describir los cambios cognitivos sin llegar a ser una demencia establecida.

Este deterioro patológico se llama Deterioro Cognitivo Leve (DCL) y conlleva:

  1. Presencia de un problema subjetivo de memoria, preferiblemente corroborado por un informador.
  2. Constatación de un trastorno de la memoria objetivado en pruebas cognitivas superior al normal para su edad y educación.
  3. Conservación del funcionamiento intelectual general.
  4. Actividades de la vida diaria esencialmente preservadas.
  5. Ausencia de demencia.

Algunas de las personas diagnosticadas de DCL acabaran desarrollando una demencia, otras en cambio estabilizarán su pérdida y, además, podrán verse beneficiadas de programas de rehabilitación, seguimiento diagnóstico y prevención.

Sintomatología a tener en cuenta
  1. Olvidos, despistes, no saber el nombre de una persona o de alguien, olvidar contraseñas y teléfonos corrientes, nombres de calles…
  2. No encontrar la palabra con la que nombrar algo.
  3. Dificultad para memorizar y para nuevos aprendizajes.
  4. Dificultad para prestar atención y concentrarse, seguir el argumento de una película, libro…
  5. Desorientación en lugares frecuentes.

Dichos síntomas pueden ser indicadores de la necesidad de efectuar una evaluación neuropsicológica. Dicha evaluación implica un cribado cognitivo inicial y la posterior exploración de las funciones superiores (memoria, atención, orientación, funciones ejecutivas, funciones visoespaciales y visoconstructivas, control motor y valoración del estado de ánimo).

Qué hacer si nos diagnostican DCL
  1. Se aplican intervenciones farmacológicas y rehabilitadoras.

En las primeras, a criterio del neurólogo, existen posibles tratamientos farmacológicos con el fin de detener la progresión. Respecto a las segundas, se aplica la rehabilitación neuropsicológica centrada en técnicas de entrenamiento de la memoria para potenciar la capacidad mnésica de personas mayores sin demencia. Además, estas incluyen programas de entrenamiento en habilidades de afrontamiento y programas de estimulación cognitiva de las funciones ejecutivas, la atención y la memoria.

  1. Se efectúan controles semestrales o anuales por parte del neuropsicólogo para observar la posible evolución del déficit.

 

La web de Centre Mèdic Rambla Nova tiene un carácter divulgativo y en ningún caso sustituye la relación médico-paciente. Ante cualquier duda, consulte con su médico.