Se encuentra usted aquí

Inicio » La otitits aguda

La otitits aguda

La otitits aguda

Lunes, 16 Noviembre 2015

La otitis aguda es una de las causas más frecuentes de las visitas a urgencias en el ámbito de la otorrinolaringología. La otitis es la inflamación e infección del oído. Puede ser agudas (de instauración rápida) o crónica (de meses de evolución). Según su localización, las otitis agudas pueden ser externas o medias.

En la otitis externa aguda (OME) la inflamación o infección afecta a la porción más externa del oído, es decir, al conducto auditivo, pudiendo extenderse hacia el pabellón auricular.

Este tipo de otitis es más frecuente en la época de verano y muchas veces va relacionada con los baños en piscinas debido a que es una infección de la piel del conducto por una bacteria u hongo.

Los síntomas más frecuentes son dolor o picor, supuración del oído, sensación de taponamiento y alteración de la audición.

El tratamiento de este tipo de otitis consiste en antiinflamatorios y analgésicos para el dolor y antibiótico tópico en gotas. En el caso de que sea una infección más extensa, se añadirá antibiótico por vía oral. Así mismo, es importante evitar la entrada de agua en el oído así como la manipulación del mismo ya que podría empeorar la infección.

En segundo lugar, nos referimos a otitis media aguda (OMA) cuando afecta al oído medio, el cual se encuentra localizado tras la membrana timpánica. A diferencia de la otitis externa, la otitis media es mas frecuente durante el invierno ya que su causa más frecuente es la infección de la vía aérea superior.

La trompa de Eustaquio (TE) comunica la porción más alta de la faringe con el oído, y tiene como función “ventilar” o equilibrar la presión en el interior del oído con la presión atmosférica. En ocasiones, la TE se ve bloqueada a causa de catarros de vías altas, alergias, presencia de un tejido adenoideo de gran tamaño u otros procesos inflamatorios. Este bloqueo produce una disfunción de la misma, lo que facilita la acumulación de moco en el oído medio y una posterior infección del mismo. Esto se relaciona con que la OMA sea más frecuente en la infancia, ya que en esta edad la TE es más propensa a obstruirse por su específica anatomía.

Los síntomas más frecuentes son el dolor -que en bebés puede producir irritabilidad y llanto inconsolable-, fiebre, sensación de taponamiento y alteración de la audición. En ocasiones se observa la salida de mucosidad o secreción purulenta procedente del oído, provocada por la rotura del tímpano, que se relaciona con que el paciente nota un rápido alivio de su dolor. Estas perforaciones de la membrana timpánica suelen cerrarse de manera espontánea.

El tratamiento de las OMA va enfocado principalmente a paliar el dolor mediante analgésicos y antiinflamatorios. La utilización de antibióticos por vía oral debe estudiarse por parte del médico en función de la sintomatología, edad y estado general del paciente. En caso de complicaciones o en otitis media aguda de repetición se estudiará la opción quirúrgica que consiste en la colocación de un tuvo de ventilación o drenaje transtimpánico.

 

La web de Centre Mèdic Rambla Nova tiene un carácter divulgativo y en ningún caso sustituye la relación médico-paciente. Ante cualquier duda, consulte con su médico.