Se encuentra usted aquí

Inicio » Tengo un pequeño bulto en el cuello, ¿qué debo hacer?

Tengo un pequeño bulto en el cuello, ¿qué debo hacer?

Tengo un pequeño bulto en el cuello, ¿qué debo hacer?

Miércoles, 14 Septiembre 2016

Cada 15 de septiembre se celebra el Día Mundial del Linfoma, una jornada que pretende informar y sensibilizar a la sociedad sobre este tipo de cáncer de la sangre.

Síntomas del linfoma

Los linfomas se presentan generalmente como ganglios linfáticos aumentados de tamaño que, cuando aparecen en zonas accesibles como el cuello, las axilas o las ingles, se pueden palpar evidenciando su tamaño. Estos bultos (adenopatías) no siempre son dolorosos.

Cuando aparecen en zonas menos accesibles pueden pasar desapercibidos, por lo que el diagnóstico es más difícil y sólo se consigue cuando aparecen otros síntomas que obligan a realizar estudios más exhaustivos. Los síntomas del Linfoma pueden variar dependiendo del tipo de linfoma, de la zona del cuerpo que esté siendo más afectada y de la velocidad de crecimiento que tenga, siendo estos los más comunes:

Sudores nocturnos abundantes, fiebre y escalofríos intermitentes, picazón, inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello, las axilas, ingles u otras áreas, pérdida de peso, tos o dificultad para respirar (cuando afecta el timo o los ganglios linfáticos en el pecho), hinchazón o dolor abdominal (manifestándose como inapetencia, estreñimiento, náuseas y vómitos), fatiga y anemia.

Sin embargo, no todo aumento de ganglio tiene su origen en un linfoma. Existen diversas infecciones y otras enfermedades que provocan un aumento de ganglios linfáticos. Por ello, es importante acudir al especialista y, en caso de duda, realizar una biopsia.

¿Qué es un linfoma?

El linfoma se origina en el tejido linfático y afecta a las células inmunes llamadas linfocitos, que son un tipo de glóbulo blanco. Durante el desarrollo de la enfermedad se produce una merma en el funcionamiento del sistema inmune (las células encargadas de la defensa del organismo).

Existen más de 60 tipos de linfoma dependiendo del tipo de células inmunes afectadas. Estos se clasifican en dos grandes grupos: Linfoma Hodgkin (LH), Linfoma No Hodgkin (LNH), de células B y de células T.

Cada tipo de linfoma requiere diferentes enfoques de diagnóstico, evaluación y tratamiento. La evolución y posibilidades de curación dependen cada vez más de la precisión de ese diagnóstico y del acceso a un tratamiento adaptado. Por este motivo, el lema de este año del Día Mundial del Linfoma es “Conoce tu subtipo”.

El linfoma es un cáncer particularmente desconocido, sobre el que debe aumentar el conocimiento a nivel general, tanto de sus síntomas como de sus características particulares. Según el Informe “2014 Global Patient Survey”, publicado por la Lymphoma Coalition, 7 de cada 10 personas no conocían nada de esta enfermedad hasta que fueron diagnosticados, por lo que más de la mitad de los afectados esperaron al menos 6 meses para acudir al médico tras experimentar los primeros síntomas.

Con este artículo, el Centre Mèdic Rambla Nova ha querido ofreceros una breve pincelada sobre esta enfermedad cuyo porcentaje de curación va en aumento gracias a los avances en su diagnóstico y tratamiento. Ante cualquier duda u observación consultadnos.

 

La web de Centre Mèdic Rambla Nova tiene un carácter divulgativo y en ningún caso sustituye la relación médico-paciente. Ante cualquier duda, consulte con su médico.