Se encuentra usted aquí

Inicio » Cataratas, ¿ha llegado el momento de operarme?

Cataratas, ¿ha llegado el momento de operarme?

Cataratas, ¿ha llegado el momento de operarme?

Lunes, 12 Septiembre 2016

El cristalino es una lente biconvexa cuya función es enfocar los objetos situados a diferentes distancias. Las cataratas surgen cuando el cristalino va perdiendo transparencia y se vuelve opaco y el tipo más frecuente es la catarata relacionada con la edad. La prevalencia de este problema oftalmológico es del 50% entre los 65 y los 74 años y del 70% por encima de los 75 años. El principal síntoma de las cataratas es la pérdida progresiva de la agudeza visual y la dificultad para apreciar los colores. Poco a poco, el paciente comienza a encontrarse con problemas para realizar ciertas actividades como leer y conducir, especialmente cuando es de noche, ya que los deslumbramientos se vuelven frecuentes. Ante estos síntomas resulta fundamental acudir a un oftalmólogo con experiencia en esta materia para recibir un diagnóstico preciso.

La única alternativa de tratamiento para las cataratas es la cirugía. La simplificación de las técnicas quirúrgicas, unida a la búsqueda de la mejor calidad de vida para los pacientes, ha dado lugar a un cambio en los criterios a la hora de indicar la operación. Hace algunos años, se recomendaba al paciente esperar a tener una catarata muy avanzada para poder realizar la intervención quirúrgica con un menor riesgo. Actualmente, la operación se realiza lo más precozmente posible, una vez que el paciente comienza a percibir un deterioro de su calidad de visión. De este modo, los largos periodos de espera y con un deterioro visual progresivo que desembocan en una intervención compleja y con un postoperatorio complicado, han dado paso a una intervención que se realiza cuanto antes y que dura unos diez minutos, con un postoperatorio breve y llevadero que permite al paciente una rápida restauración de un buen nivel visual.

La cirugía de cataratas es la intervención más frecuente en el ámbito de la oftalmología. Se calcula que cada año se realizan en España cerca de 400.000 operaciones de este tipo. Actualmente, la facoemulsificación es el método más habitual y más fiable para el tratamiento de esta dolencia. Este procedimiento consiste en la utilización de ultrasonidos para disolver y extraer el cristalino y sustituirlo por una lente intraocular artificial que hace su misma función, que dura toda la vida y no pierde transparencia.

 

La web de Centre Mèdic Rambla Nova tiene un carácter divulgativo y en ningún caso sustituye la relación médico-paciente. Ante cualquier duda, consulte con su médico.